viernes, febrero 12, 2021

Discurso del Presidente de la Cámara de Comercio De Cusco, Lic. Edy Cuellar Margholt al juramentar su cargo


Distinguidas Autoridades, Apreciados socios de la CCC, estimados representantes de instituciones y amigos.

Reciban el saludo entrañable de la CCC y de los empresarios que desde hoy asumimos la tarea y el compromiso de conducir nuestra centenaria Cámara de Comercio de Cusco, el gremio empresarial más representativo e influyente de nuestra Región Cusco.

La Pandemia ha traído a luz algunas apreciaciones y voces que confrontan una macroeconomía de primer mundo y unos servicios públicos de tercer mundo, estas voces están generando una escalada populista y desestabilizadora desde varios estamentos del estado y la sociedad ……. que ponen en riesgo todo lo avanzado y construido en estos últimos años…

Años en los que se ha privilegiado una estabilidad en la inversión privada y el consumo de los ciudadanos…pues debemos tener claro que sin inversión no hay crecimiento y sin crecimiento no hay recaudación fiscal y sin recaudación fiscal no hay infraestructura ni servicios de calidad.

Según el BCR los niveles de crecimiento similares a los del año 2019 recién los alcancemos en el año 2023.    Si hablamos de pobreza, recién podremos remontar los niveles del año 2020 en el año 2024 ya que ese tiempo tomara reducir el 10% de pobreza que apareció adicionalmente por la pandemia. En cuanto al empleo formal recién veremos números azules el año 2022 gracias a un crecimiento esperado de la inversión privada este año frente a la súbita caída que tuvimos en el año 2020.

Hay riesgos que quitan dinámica a la reactivación económica como la nueva cepa del coronavirus, las leyes populistas desde el congreso que parecen bien intencionadas pero que están comprometiendo las finanzas del estado lo que sobrepasa su capacidad y por último el riesgo de no haber aprendido nada de los efectos de la pandemia y volver a hacer las cosas como antes.

Sobre la informalidad, consideramos que este es un problema maximizado por la pandemia… que agobia a nuestro país y limita la capacidad de crecimiento, la productividad y el acceso a servicios de desarrollo empresarial.

Pero hay mitos sobre este fenómeno que desde los distintos niveles del estado no se entiende. El primer mito es que muchos emprendedores y empresarios prefieren la informalidad, eso no siempre es así pues en medio están las barreras burocráticas que el mismo estado impone al emprendedor o empresario y al final el empresario al ver imposibilitado su objetivo de ser formal termina estando en el lado de la informalidad.

Otro mito es sobre si los costos de formalización son o no muy onerosos o caros, lo cierto es que los empresarios miran primero el tiempo de alcanzar la formalización pues hay un tema del costo de oportunidad y lo que se quiere son plazos más expeditivos y rápidos desde el estado para formalizar una empresa,

Y un tercer mito es el relacionado a la implacable decisión de fiscalización y control para sancionar y perseguir a empresarios informales, sobre este tema lo cierto es que al estado le falta el desarrollo claro y amplio de INCENTIVOS DE FORMALIZACION, en lo tributario, laboral y de soporte al empresario pues hoy en día – en muchos casos - se penaliza el crecimiento empresarial con nuevos rangos de tributos y un cambio automático de régimen tributario.

Derrumbar la presencia de estos mitos debe ser el mejor camino que nos ayude más rápido a reducir de manera clara y programática el fenómeno de la informalidad en nuestra Región.

Si hablamos de la reactivación económica, es necesario enfocarnos en la inversión que impacta positivamente sobre el crecimiento económico, la productividad y la lucha contra la pobreza y la desigualdad.

Para los entes Bilaterales como el BANCO MUNDIAL, la inversión de mil millones de dólares en infraestructura genera 35 mil puestos de trabajo directo y 50 mil indirectos… pero si privilegiamos e incorporamos empresas de capitales cusqueños en la ejecución o soporte en la inversión en infraestructura, no solo generaremos puestos de trabajo, sino capitalizaremos el Cusco para seguir reinvirtiendo en la economía regional, de tal manera que los beneficios de promover empresas cusqueñas amplifica el impacto económico y ayuda a reducir la pobreza y las brechas de desigualdad, además de promover una casta empresarial local más fuerte y comprometida con el desarrollo del Cusco.

El gobierno nacional ha hecho importantes avances en la dación de normas que privilegian la prontitud y rápida contratación para la implementación de proyectos de inversión pública como los acuerdos de GOBIERNO A GOBIERNO pero creemos que aún falta más compromiso con las Asociaciones Publico Privadas (APP´s) que en los últimos 7 años han perdido protagonismo por la publicación de normas que duplican la opinión desde varios entes estatales ( los organismos reguladores), relegando a PROINVERSION como verdadero ente técnico y especializado.

Para el año 2019, Cusco era la tercera región en tamaño de PBI a nivel nacional, después de Lima y muy cerca de Arequipa, y se estima en 17% la caída de nuestro PBI en el año 2020 y del 35% la caída del empleo formal, entonces estamos en un escenario donde debemos trabajar de la mano, Estado y Empresa, mirar junto un horizonte compartido para el crecimiento económico de nuestra región, debemos de salvaguardar y perfeccionar los logros y políticas regionales que han funcionado antes de la pandemia para no retroceder y regresar a cero, estamos en el mejor momento para hacer las reformas, aprobar lineamiento y políticas de competitividad y sostenibilidad territorial, hacer los cambios necesarios para incorporar la transformación digital en las empresas e instituciones públicas, la meritocracia y el buen trato al usuario desde el estado, además de un verdadero acceso a servicios educativos y servicios de salud de calidad.

Los empresarios del Cusco, rechazamos todo intento de desestabilizar nuestra economía y nuestro orden político, rechazamos la violencia y la afectación a los derechos fundamentales de todo peruano como mecanismo para alcanzar causas que de seguro son muy justas y necesarias…  Privilegiamos y apostamos por el dialogo alturado y transparente….en este escenario… la Cámara de Comercio de Cusco, pone a disposición todos sus recursos y capacidades para interceder y mediar para no perder de vista la reactivación económica y el desarrollo de nuestra región.

En este año del Bicentenario, La Cámara de Comercio de Cusco fortalece su liderazgo empresarial para trabajar de la mano con el gobierno central, gobierno regional, gobiernos locales, la academia y la ciudadanía… para comenzar a tomar decisiones que vayan más allá de lo que se tenía planificado hacer, hay que sentarnos y comenzar a coordinar juntos para reactivar la economía y llegar a lo que queremos ser como Región en los próximos años.

Señores Autoridades, señores empresarios…...ACELEREMOS LA REACTIVACION¡¡¡

Viva el Cusco …   HAILLY QOSQO¡¡¡¡

No hay comentarios.: